Cámaras hiperbáricas

La cámara hiperbárica en el buceo: todo lo que debes saber

Los tratamientos de cámara hiperbárica solo están empezando a ganar reconocimiento recientemente. Sin embargo, no se trata de una solución nueva. De hecho, la cámara hiperbárica es un método que se ha utilizado desde hace muchos años, teniendo una participación destacada en el mundo del buceo. Hoy en día, todos los buceadores saben qué es una cámara hiperbárica y cómo puede ayudarlos en casos de emergencia.

Sin embargo, si eres un buceador principiante o no tenías ni idea de que la cámara hiperbárica tiene relevancia en este mundo, probablemente tengas muchas dudas al respecto. Aquí te hablaremos del papel que juega la cámara hiperbárica en el buceo, cuáles son sus diferentes aplicaciones y su destacada importancia para los buceadores.

La cámara de descompresión para el buceo

En la actualidad, existen varios tipos de cámara hiperbárica que se usan en el buceo. Puede usarse tanto en el agua como en la superficie y tiene como aplicación principal el ayudar a los buzos que trabajan con suministro de aire exterior a terminar el proceso de descompresión fuera del agua.

Por otro lado, también existen muchos casos en los que la cámara hiperbárica se usa para el entrenamiento y la preparación de buceadores. Por ejemplo, en el caso de que los buceadores deban acudir a una profundidad extrema a realizar algún tipo de trabajo. Se puede usar la cámara hiperbárica para simular la profundidad deseada y así asegurar que el cuerpo se ajusta de manera más rápida a la presión.

La cámara hiperbárica, el único tratamiento para la enfermedad por descompresión

La enfermedad por descompresión es una muy bien conocida por los buceadores. Esta ocurre cuando un buceador que se encuentra a profundidades extremas asciende a la superficie de manera muy rápida. Esto ocasiona grandes dolencias en el cuerpo e incluso síntomas neurológicos que podrían llevar a la muerte.

La cámara hiperbárica de descompresión se encarga de terminar ese proceso de liberación de nitrógeno que no se completa en un ascenso rápido, eliminando los síntomas de la enfermedad. Para ello, se somete al paciente a una presión atmosférica de 3 ATA o superior, al mismo tiempo que se le proporciona oxígeno medicinal a través de un inhalador.

Esto ayuda a los pulmones a procesar mejor el oxígeno, además de reducir las burbujas de nitrógeno acumuladas. Se trata de una de las principales razones por las que la cámara hiperbárica es tan conocida en el mundo del buceo.

Las fases del tratamiento para la enfermedad por descompresión

El tratamiento de la cámara hiperbárica para la enfermedad de descompresión se divide en tres fases. Primero está la de presurización, que dura alrededor de 15 minutos. Consiste en aumentar de manera lenta y continua la presión, a medida que el paciente regula los oídos.

Se trata de una fase simple y corta. Después, una vez la cámara ha alcanzado los niveles de presión adecuados, se inicia con el tratamiento. Consiste en recibir oxígeno por aproximadamente dos horas, hasta desintoxicar el cuerpo. Por último, está la fase de descompresión, en la que se disminuye lentamente la presión. De esta manera, se busca simular un ascenso lento, igual al que se haría en una situación de buceo real.

Durante el tratamiento, el personal médico especializado se encarga de supervisar todo el proceso desde fuera. Asimismo, controlan todas las fases y supervisan las constantes vitales del paciente. En la mayoría de los casos, la persona se recupera de la enfermedad de descompresión luego de un solo tratamiento. Sin embargo, en casos más severos, existe la posibilidad de que el tratamiento deba repetirse.

La cámara hiperbárica, una aliada crucial del buceo

No cabe duda de que la cámara hiperbárica tiene un papel muy importante dentro del mundo del buceo. Tanto así, que muchas instituciones y buceadores profesionales se aseguran de siempre tener una a su alcance para situaciones de emergencia.

Un ejemplo de ello es Javier Ibrán, que al fundar el centro de buceo Dressel Divers, una de sus primeras acciones fue realizar un convenio con la cámara hiperbárica más cercana. Desde entonces, todos los centros de buceos Dressel Divers se han asegurado de establecer un acuerdo similar con las cámaras hiperbáricas disponibles en su respectiva región.