Cámaras hiperbáricas

Oxigenoterapia hiperbárica para la intoxicación por monóxido de carbono

Cuando hablamos de intoxicación por monóxido de carbono lo hacemos con una gran prevención y preocupación por lo que supone para la salud humana. El monóxido de carbono es una sustancia altamente nociva para la salud y puede ocasionar efectos sobre esta que dependerán del contacto que se haya producido, la duración y el tipo de exposición, así como de otros factores como la presencia o no de otros productos tóxicos y las características personales de la persona afectada. Es lo que se conoce como intoxicación por monóxido de carbono.

¿Qué es el monóxido de carbono?

El monóxido de carbono es un gas incoloro, sin olor ni sabor, que se encuentra en el ambiente, tanto en el aire que hay dentro de un recinto cerrado como en espacios abiertos. Este gas, que se produce por la combustión incompleta del carbón, tiene su origen en actividades derivadas del ser humano y también de tipo naturales. Cuando se acumula por falta de ventilación puede llegar a alcanzar niveles altos de peligrosidad.

Encontramos monóxido de carbono en el exterior en el gas que sale de los tubos de escape de los vehículos, o en el interior de viviendas como consecuencia de tener hornos, chimeneas u otros aparatos de gas que no funcionan de forma adecuada y que pueden estar generando este tipo de gas. De forma natural también encontraremos monóxido de carbono en el caso de erupciones de volcanes o de incendios forestales.

Intoxicación por monóxido de carbono

Se produce la intoxicación por monóxido de carbono cuando hay una acumulación del gas en el torrente sanguíneo, y es que cuando hay demasiado en el aire que respiramos el cuerpo comienza a sustituir el oxígeno en los glóbulos rojos con monóxido de carbono. A

Cuando respiramos, el monóxido de carbono presente en el aire entra a nuestro cuerpo pasando por la sangre, el cerebro, el corazón y los músculos. El gas volverá a salir a través de los pulmones con la exhalación, pero esto no es un proceso inmediato por lo que puede llegar a dañar los tejidos o provocar la muerte.

Síntomas de la intoxicación por monóxido de carbono

Cuando hemos sido expuesto a este gas tóxico, podemos presentar algunos síntomas que nos harán alarmarnos de nuestro estado de salud, algunos de estos son dolor de cabeza, mareos, desorientación, debilidad, nauseas y vómitos, visión borrosa, falta de aire y pérdida del conocimiento.

La detección en el caso de este tipo de intoxicación es fundamental, y es que si no nos damos cuenta rápidamente, las consecuencias pueden ser irreversibles llegando a causar la muerte o daños cerebrales permanentes, al corazón o abortos en el caso de mujeres embarazadas.

Población de riesgo

Aunque la exposición a este gas es nociva para todos, existen unos grupos poblacionales que son mucho más vulnerables a la intoxicación. Estos grupos son:

  • Bebés no nacidos. Los fetos son más propensos a sufrir daños importantes debido a que los glóbulos de ellos absorben el monóxido de carbono de forma más rápida que los glóbulos de los adultos.
  • Niños. La respiración de los niños es más elevada que la de los adultos por lo que también por ello son más vulnerables.
  • Personas mayores. Las consecuencias derivadas de otras patologías y por la edad, pueden ser mucho peor que en el resto de la población.
  • Personas con enfermedades. Patologías como las cardíacas, anemia o problemas de respiración hacen que tengan mucho más riesgos por intoxicación de monóxido de carbono.

Medidas preventivas

Algunas de las medidas que puedes tomar en tu día a día para prevenir este tipo de intoxicaciones pueden ser la instalación de detectores de monóxido de carbono en tu vivienda que nos alertará en el caso de que exista una propagación del gas, abrir la puerta del garaje antes de encender nuestro vehículo y así permitir su liberación, no dejar el motor nunca en marcha dentro del garaje, usar los aparatos domésticos que necesitan gas de forma adecuada y según recomiendan los fabricantes, tener una ventilación adecuada o en el caso de tener en casa una chimenea, deberemos asegurarnos de que está en buen estado para su uso, limpia y ventilada.

Pero además de estos consejos aplicables a la vida cotidiana, si trabajamos en zonas cerradas y sin ventilación deberemos tener cuidado, así como realizar todas las reparaciones que sean necesarias si se ha producido algún tipo de incidente.

Los beneficios de la oxigenación en la intoxicación por monóxido de carbono

La oxigenación en la cámara hiperbárica resulta muy beneficioso para muchas patologías y enfermedades, como la diabetes, la hiperhidrosis o la sordera súbita entre otros, y en el caso de la intoxicación por monóxido de carbona es igualmente favorable.

Desde la Clínica Hiperbárica realizamos un tratamiento consistente en respirar oxígeno puro dentro de nuestras cámaras donde la presión del aire es de dos a tres veces mayor que la normal. Como resultado, se acelerará el reemplazo del monóxido de carbono con oxígeno en la sangre. Entre los beneficios que podemos encontrar con la oxigenación están:

  • Disminuye su presencia acelerando su eliminación.
  • Disminuye el edema cerebral.
  • Favorece la disociación de monóxido de carbono de la hemoglobina.
  • Inhibe la peroxidación lipídica.
  • Previene el síndrome tardío y sus secuelas de tipo neurlógicas.
  • Oxigena los tejidos.

En Clínica Hiperbárica contamos con un amplio y experto equipo de profesionales que podrán asesorarte en los beneficios que te puede aportar la oxigenación para tu salud. No dudes y ponte en contacto con Clínica Hiperbárica y empieza a recuperar tu bienestar.